Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘BIS’

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 70 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

(Publicado originalmente en Journal of Sex & Marital Therapy, Volume 36, Issue 2 (2010), pp. 176-179. Traducción: Juan Lejárraga)

Volkmar Sigusch, Geschichte der Sexualwissenschaft [Historia de la sexología], Frankfurt/New York: Campus, 2008, 720 páginas.

Brunhild Kring
Counseling and Behavioral Health Service, New York University

A mediados de los 70 fui estudiante de medicina en la Universidad de Frankfurt/Main en Alemania y asistí al curso de Volkmar Sigusch sobre sexualidad humana. Su clase era una innovación revolucionaria en la educación médica porque la sexualidad nunca se había enseñado en un rico contexto interpersonal e histórico, más allá de los hecho biológicos elementales.

El locuaz Sigusch ha sido un activista político y social toda su vida. Creció en la antigua Alemania del Este donde fue arrestado por difundir los primeros escritos de Karl Marx, que eran contrarios al canon comunista oficial. Huyó a Alemania Occidental poco antes de que el Muro se construyese en 1961. Estudió medicina, filosofía y sociología en Hamburgo y Frankfurt y fue alumno de Max Horkheimer y Theodor Adorno, los investigadores principales de la Escuela de Frankfurt. Además de ser un prolífico investigador, profesor universitario y atender una consulta, Sigusch buscó alcanzar una amplia audiencia a través de ensayos, columnas provocadoras, y entrevistas en los medios de comunicación alemanes. Erudito y de difícil categorización, Sigusch a veces se ha opuesto al activismo popular. Sin embargo, su colega sexólogo y colaborador cercano, Martin Dannecker, galvanizó el movimiento de liberación gay.

El libro de Sigusch sobre la historia de la sexología -de momento solo disponible en alemán (hasta la fecha no se ha traducido)- subraya la construcción social de la sexualidad y nos recuerda que la sexología empezó mucho antes de Kinsey y Masters y Johnson.
(más…)

Anuncios

Read Full Post »

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 67 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

Desde hace años, algunos tenemos la sospecha de que determinados estudios que se publican en revistas científicas son pura propaganda al servicio de las farmacéuticas. Moynihan ha escrito un libro (Ray Moynihan y Barbara Mintzes, Sex, lies, and pharmaceuticals: How drug companies plan to profit from female sexual dysfunction, Greystone Books, 2010) documentando con claridad, rigor y ponderación esta intuición, centrándose en la construcción y venta de la disfunción sexual femenina.

Empecemos por una cifra vergonzosa: 43%. Ese porcentaje indica la prevalencia de disfunciones sexuales femeninas en la población norteamericana. Al menos, según el artículo del prestigioso Journal of the American Medical Association titulado “Disfunciones sexuales en EE.UU: prevalencia y predictores” (Laumann EO, Paik A, Rosen RC. Sexual dysfunction in the United States: prevalence and predictors, JAMA,Vol. 281(6), 1999, pp. 537-44.). Dicha cifra hipercitada ha dado lugar a un malentendido: estamos ante una pandemia de disfunciones femeninas infradiagnosticadas.

(más…)

Read Full Post »

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 64 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

Un grupo de investigadores de la Universidad de Pastizara está estudiando finalmente una de las causas menos mencionadas y quizá más relevantes del desastre financiero que nos asola: se trata del trastorno de deseo monetario hiperactivo (TDMH), cuya inclusión se ha propuesto para el nuevo DSM 5. Según un artículo reciente [1], la prevalencia de este trastorno entre las élites financieras y bancarias ronda el 43%.

El rasgo central del TDMH es el deseo de enriquecimiento más allá de lo necesario para obtener el bienestar, utilizando para ello cualquier recurso, incluidas las reformas legales torticeras. El trastorno, claramente infradiagnosticado, había pasado desapercibido hasta la fecha ya que cursa con tranquilidad de conciencia y goza del beneplácito social. Numerosos experimentos realizados con un escáner de neuroimagen han demostrado que en el cerebro de los banqueros y los corredores de bolsa el mecanismo de saciación y el sentimiento de vergüenza están obturados. Afortunadamente, cuando se les sometió a un tratamiento restrictivo (vivir con 900 euros al mes durante 6 meses), el 100% sobrevivió y reportó un gran porcentaje de eventos no monetarios satisfactorios (ENMS): hablar con su pareja, quedar con los amigos, leer una novela, salir al campo, observar el atardecer.

Boehringer Ingelheim (BI), la compañía farmacéutica alemana que llevaba años intentando comercializar un fármaco contra el trastorno de deseo sexual hipoactivo (TDSH), negó haber formado parte del tratamiento contra el TDMH cuando anunció que no iba a proseguir sus investigaciones sobre el efecto de Flibanserina en mujeres con bajo deseo tras el rechazo por 10 votos contra 1 de la aprobación de dicho fármaco por la agencia norteamericana que evalúa las propiedades de los medicamentos (FDA). Flibanserina había sido publicitado intensivamente como el remedio que iba a devolver el deseo a las mujeres que experimentaban un malestar por su carencia.

(más…)

Read Full Post »

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 59 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

Dado que el Gobierno, con el apoyo unánime del resto de grupos parlamentarios, ha aprobado una proposición no de ley para elevar la edad de consentimiento erótico, actualmente fijada en los 13 años, cabe plantearse por qué. ¿Han leído sus señorías nuevos estudios sobre la sexualidad infantil? ¿Tal vez han reflexionado con hondura sobre el consentimiento? Más bien parece, a tenor de lo publicado en los periódicos, que les mueve la lucha contra la pederastia y los abusos infantiles. Para hacerse una idea del adefesio jurídico perpetrado, veamos unos detalles. Según la ONG Save the Children, más de 3.800 menores fueron identificados como víctimas de abusos sexuales por la Policía Nacional y la Guardia Civil en España en 2006. Y según los datos del INE, en 2008 hay aproximadamente 6 millones de españoles menores de 13 años.

(más…)

Read Full Post »

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 58 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

La presencia cada vez mayor de inmigrantes en España, especialmente a partir del año 2000, hasta llegar al 11% de la población en 2008, según el censo del Instituto Nacional de Estadística, ha llevado a prestar una atención creciente a las características de este sector de la población. En lo tocante a la sexualidad, sin embargo, la dedicación ha sido menor y a rebufo de los temores sociales habituales como el número de abortos, un 30% de los cuales en 2007 se dieron en mujeres inmigrantes, según los datos del Ministerio de Sanidad.

La anticoncepción y las infecciones de transmisión genital, de hecho, son los núcleos de atención prioritaria. Una muestra de ello es la publicación de “La juventud inmigrante en España: Comportamientos sexuales y propuestas para la prevención de riesgos” (2007) de Isabel Serrano Fuster, editado por el Instituto de la Juventud.

Centrado en el sector GLBT, la asociación bilbaína Aldarte ha publicado el manual “Gays, lesbianas y transexuales inmigrantes: Reflexiones para una buena acogida” (2007) con el objetivo de visibilizar la orientación sexual como una de las variables que influyen en la integración social.

Explorar las características de las mujeres que emigran por razón de su orientación sexual es en lo que se centra el artículo de la revista Mugak,“Inmigración y lesbiasnismo: Dos realidades no tan lejanas” (2008), publicado por Inmaculada Mujika.

(más…)

Read Full Post »

VIH/Sida en la red

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 55 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

VIH/Sida en la red

vih[1]Cuando un buscador de internet arroja 52 millones de páginas relacionadas con el término sida en español, se hace más necesario que nunca filtrar los resultados y ofrecer tan solo unos pocos enlaces fiables y contrastados.
A modo de mapa simplificador, pueden dividirse las páginas sobre sida en tres tipos. Los pertenecientes a asociaciones u ONGs, en contacto directo con el terreno y las dificultades diarias, de tono didáctico y muy actualizadas; las de índole médica, con mucha información científica y bibliográfica, pero más asépticas y desapegadas de lo político-social y las reivindicaciones; y las institucionales, que aspiran a ser un punto de partida válido, con información general, que redirige a páginas más específicas.
Una de las páginas más útiles, de esas de consulta diaria, pertenece al Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH. Es un portal perteneciente a una asociación sin ánimo de lucro con multitud de materiales. Cuenta con una sección educativa (“aprende”), una de noticias (”actualízate”), un foro, edita una revista gratuita (“Lo+Positivo”) y ofrece un servicio de consulta.
(más…)

Read Full Post »

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 52 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

Sexología e Internet

La expansión de Internet ha modificado la Sexología acortando tiempos, abaratando costes y descentralizando la información. El saber ya no se encuentra en una cara enciclopedia cuya consulta habría requerido antes un engorroso acercamiento a la biblioteca más cercana con la esperanza de dar con ella. A veces tampoco es preciso pedir cita con un profesional, desplazarse a consulta y pagarle. Muchos de estos trámites ahora pueden solventarse por Internet.

El anonimato que procura la red ha favorecido la proliferación de consultorios o asesorías sexológicas que permiten plantear las cuestiones más delicadas sin tener que dar a conocer la identidad, y en general de manera gratuita.

Las ventajas de Internet son múltiples: información actualizada, mayor acceso a contenidos antaño ocultos o sepultados en revistas especializadas, mayor rapidez para solucionar dudas puntuales, posibilidad de leer obras de difícil localización (por ejemplo, casi toda la obra sexológica de Havelock Ellis está en bibliotecas digitales como la del Proyecto Gutenberg).

A pesar de que muchas universidades todavía no permiten acceder a la información científica que poseen, la tendencia en el resto de instituciones, organizaciones, fundaciones privadas, etc., es la contraria: abrirse a la libre circulación del conocimiento (Haeberle, 2004). Con la posibilidad de acudir a otras fuentes de información en Internet, el dilema es ganar dinero o perder capacidad de influencia.

Como contrapunto a su facilidad de acceso, conviene subrayar que la información disponible en la red no siempre goza de los criterios de rigor tradicionales del mundo editorial, por lo que no cabe descartar el recurso a las fuentes clásicas de documentación especializada (Carpintero y López, 1994). De hecho, librerías virtuales como Amazon o Iberlibro, y Google Books, el buscador de libros de Google, son una muestra de la perfecta convivencia entre los libros y lo digital: permiten hojear algunas páginas del contenido, conocer obras relacionadas y volver a poner en circulación libros descatalogados condenados al olvido en remotas librerías de segunda mano.

La búsqueda de información sexológica por Internet se enfrenta a dos escollos: la dispersión y la morralla. La dispersión se debe a la ausencia de una base de datos que incluya toda la bibliografía relacionada con la Sexología. Una pesquisa bibliográfica sobre cualquier asunto obligaría a revisar bases de datos especializadas en distintas disciplinas (Biología, Psicología, Educación, Sociología, Criminología…). La morralla es la cantidad de resultados inútiles o pornográficos que arroja cualquier buscador no especializado al introducir términos relacionados con el sexo. Una dificultad añadida, especialmente si se trabaja desde bibliotecas públicas, es la existencia de filtros que bloquean el acceso a páginas consideradas pornográficas o que contienen palabras clave incluidas en una lista negra. De ahí la importancia de encontrar descriptores válidos para las búsquedas en Internet. Por ejemplo, funciona mejor “sexualidad” que “sexo” (Alonso-Arbiol, 2005).

La Sexología no puede mantenerse al margen de nuevas realidades emergentes como la cibersexualidad, las relaciones virtuales, la polémica adicción a la pornografía y el efecto de Internet sobre la gente con peculiaridades eróticas (Zolbrod, 2004). Se abren áreas de investigación que demandan una perspectiva sexológica más comprensiva que la mirada patologizante, siempre dispuesta a ver los peligros del sexo en vez de sus oportunidades de felicidad (Ullerstam, 1967).

Otra de las ventajas de Internet es que las personas cuyas peculiaridades sexuales han sido estigmatizadas se agrupan en foros o listas de discusión a modo de comunidades donde compartir experiencias y reivindicar su identidad, lo que facilita su estudio en muestras no clínicas. Este aspecto no ha sido aprovechado lo suficiente, a pesar de que el uso de anuncios en estos foros para colaborar en investigaciones ya ha dado algunos frutos en temas marcados todavía por el tabú o las descalificaciones morales (p. ej., la zoofilia; véase Williams y Weinberg, 2003).

Dadas las características oceánicas de Internet no habría sido difícil hacer acopio de un centenar de páginas web, institucionales o de otro tipo, relacionadas con la Sexología. Nos ha parecido más práctico, sin embargo, espigar dos decenas especialmente útiles para el profesional de la Sexología que busca recursos fiables donde contrastar datos, ampliar conocimientos o investigar.

Otra posibilidad, descartada por razones de espacio, hubiera sido realizar un acercamiento temático a cuestiones más especializadas. Para compensarlo, ofrecemos dos direcciones donde encontrar un festín de enlaces.1

(más…)

Read Full Post »