Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sexo’

En el día del libro, el Instituto de Sexología Incisex ofrece la descarga gratuita de El sexo. Historia de una idea del profesor Efigenio Amezúa.

La idea moderna de sexo está hecha del material de los sexos; la idea antigua gira en torno a los genitalia. Frente al avance de la idea moderna, la antigua se resiste a desaparecer. En la actualidad se están viviendo graves problemas que pueden ser explicados desde este planteamiento en el que la idea antigua trata de sobrevivir en medio de sus escombros. Este ensayo está dedicado a la idea moderna de sexo, a contar su historia y su actualidad frente a la idea antigua y sus esquemas periclitados que no dan más de sí. También es una invitación a plantear los problemas desde esta idea, capaz de ofrecer soluciones que no puede ofrecer ya la otra.

(más…)

Anuncios

Read Full Post »

Caster-SemenyaSi algo hemos aprendido de los transexuales y los intersexuales, es que el sexo, esto es, el ser hombre o mujer, no es algo que unos expertos pueden averiguar mirando los cromosomas, las hormonas, las gónadas, los genitales… a pesar de que haya mucho despistado. Sólo Caster Semenya sabe si se siente mujer o no. Y, que sepamos, lleva 18 años sientiéndose mujer, viviendo como mujer, siendo mujer. ¿O es que ahora va a venir alguien con bata blanca a decirle que en realidad es un hombre? Por favor…

De la confusión acerca del concepto de sexo son muestra las declaraciones de la propia Semenya, que se ofrece a mostrar su sexo (se refiere a los genitales) a quien dude de su condición de mujer. Si la presencia de genitales fuera el criterio -¡no lo es!- que marca el ser hombre o mujer, se lo estaríamos poniendo difícil a la cantante Lady Gaga, a quien en un descuido durante un concierto reciente se le vio un pene asomando por la entrepierna. Con esta naturalidad y sencillez explicaba ella la diferencia entre el sexo y los genitales:

No es algo de lo que me tenga que avergonzar, simplemente es algo que no voy contando a todo el mundo por ahí. Sí, tengo ambos genitales, los masculinos y los femeninos, pero yo me considero sólo mujer. Se trata simplemente de un pequeño pene que en realidad no interfiere en mi vida cotidiana para nada. Si no he hablado de ello hasta ahora es porque no es un asunto importante para mí.

Más claro, agua.

[Actualización 6 de julio 2010: La Federación Internacional confirma que Semenya es una mujer. Como íbamos diciendo…]

(más…)

Read Full Post »

[Texto publicado en el Boletín de Información Sexológica nº 60 de la Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología (AEPS)]

intersexLa intersexualidad se ha puesto de moda y es difícil no encontrarla allá donde uno mire. En películas comerciales como XXY, de Lucía Puenzo (2007), o en meritorios documentales como Tintenfischalarm de Scharang (2006); en libros como Transexualidad, intersexualidad y dualidad de género (Bellaterra, 2008) de J.A. Nieto o en números especiales de revistas académicas como GLQ (Vol. 15, n. 2, 2009). Incluso una catedrática de retórica y literatura comparada como Butler le dedicó abundantes páginas al asunto (Undoing gender, 2004)…

Quizá convenga señalar primero que bajo la etiqueta de “intersexual” se agrupa una serie de fenómenos (hiperplasia suprarrenal congénita, síndrome de insensibilidad a los andrógenos, disgenesia gonadal, hipospadias, síndrome de Turner, síndrome de Klinefelter, deficiencia de 5-alfa reductasa) de características variables. Para ampliar, pueden leerse las Jornadas sobre estados intersexuales e hipogonadismo de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (2001).

Desde los años 90 para acá, es cierto, una serie de autoras había empezado a abordar esta cuestión desde una perspectiva crítica y generalmente feminista (Kessler, Fausto-Sterling, Dreger, Preves), a rebufo del activismo político de la Sociedad de Intersexuales Norteamericana (ISNA) personificado en Cheryl Chase. Por resumir una historia algo más intrincada, la ISNA pedía que los bebés intersexuales o con genitales ambiguos no fuesen operados para ajustarse al supuesto estándar de normalidad genital masculina o femenina. Sin rechazar que el bebé fuese asignado a un sexo u otro, se trataba de romper el velo de secretismo y vergüenza que rodeaba las decisiones médicas conducentes a la cirugía de reasignación sexual. Se postulaba el paso de un modelo basado en la ocultación a otro centrado en los intereses del intersexual (1).

(más…)

Read Full Post »